¿Estamos creando un planeta de plástico?

Podemos considerar los microplásticos como  pequeñas piezas de plástico que miden entre 1 i 5 milímetros y que son comúnmente son usadas en productos de cuidado personal, aunque también pueden ser el resultado de procesos de degradación de otros plásticos.

Está claro que estamos delante de un problema exponencial, y es que la producción mundial de plásticos aumenta 300 veces cada año des de 1950. Si el plástico fuera un país, éste sería la vigésima economía más grande del mundo, por encima de Argentina, Austria o Egipto.

Siempre se ha percibido este problema como algo lejano, pero ahora está más cerca que nunca, un estudio ha hallado en lo los Pirineos Franceses una concentración demicroplásticos similar a la que se puede encontrar en París o en algunas ciudades industriales chinas.

 

 

También el océano es un gran contenedor de microplásticos, lo que conlleva que muchas de las especies que viven allí están contaminadas. Entonces, ¿comemos plástico? Sí, y lo bebemos; está en los peces y otras especies marinas, así como en la sal y en los sistemas de distribución de agua, tanto del grifo como embotellada.

La situación es tan grave que según un estudio de la Agencia Federal de Medio Ambiente de Austria y la Universidad de Medicina de Viena, ya se han encontrado muestras de  microplásticos en heces humanas. Aunque queda por saber cómo afectan los microplásticos a la salud humana,  los efectos no serán positivos.

¿Y quien es el culpable de todo eso?  No hace falta buscar muy lejos, pues todos nosotros somos los que día a día empeoramos esta situación a causa de nuestras costumbres consumistas.

Sí que es verdad que varias instituciones han comenzado a tomar medidas drásticas ante esta alarmante situación, como cobrar por las bolsas de plástico o impartir políticas contra los objetos plásticos de un solo uso. Pero la responsabilidad también recae en nosotros:

  • Evita los plásticos de un solo uso, como las bolsas, platos y cubiertos de plástico y pajitas. Estos objetos son perfectamente sustituibles por otros no contaminantes y reutilizables.
  • Elige los producto con menos envases. Los comercios a Granel son una buena opción en este caso.
  • Si tienes que usar plástico, utiliza plásticos biodegradables.

En definitiva, incorpora a tu vida diaria las 3R: reduce, recicla y, sobretodo, reutiliza.